HISTORIA

QUIÉNES SOMOS

El 16 de julio 1849, Antonio María Claret, un sacerdote catalán muy preocupado por el anuncio del Evangelio al pueblo de Dios, reunió en el Seminario de Vic, Barcelona, a varios sacerdotes que compartían su sensibilidad misionera. Así nació nuestra Congregación, que hoy es conocida de dos maneras: Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María ó Misioneros Claretianos.

Somos, por tanto, una congregación religiosa perteneciente a la Iglesia Católica nacida con un propósito eminentemente evangelizador. Hemos surgido en la Iglesia para intentar vivir siguiendo a Jesucristo, al estilo de los Apóstoles, con una singular relación con el Corazón de María, a quien reconocemos como Madre y Formadora.

Desde 1849 nos hemos extendido por los cinco continentes y en la actualidad somos algo más de 3.000. Misioneros todos, nuestra vocación puede vivirse de tres formas: como Hermanos (religiosos laicos), como Diáconos y como Presbíteros (sacerdotes). Cada uno de nosotros vive y expresa su condición de religioso claretiano a través del don específico que ha recibido.

Presentes hoy en más de 60 países, queremos ser servidores de la Palabra de Dios, a la que escuchamos y constituimos como animadora de nuestra misión. Una Palabra que intentamos proclamar por todos los medios posibles, tal como nos enseñó San Antonio María Claret, nuestro Fundador. Medios que hoy se concretan en escuelas y colegios, trabajo parroquial, comunidades insertas en lugares de exclusión, la colaboración en el desarrollo de Iglesias jóvenes o en formación (misiones), la animación de grupos cristianos, la promoción de líderes evangelizadores, la presencia en los medios de comunicación.

En la República de Panamá estamos presentes desde 1923. Los PP. Antonio Anglés, Juan Punset y Mariano Arias, fundan el 19 de Septiembre de 1923 la primera Comunidad Claretiana de Panamá. Los Claretianos hemos realizado nuestro apostolado en diversas partes del país como Darién, Gunayala, Aguadulce, Pocrí, Ciudad de Colón, Costa Arriba, Costa Abajo, entre otras.

EL SANTUARIO NACIONAL DEL CORAZÓN DE MARÍA

La Parroquia Santuario Nacional del Corazón de María es uno de los templos con mayor asistencia de feligreses. Cerca de tres mil personas asisten a las diez misas que los Misioneros Claretianos ofician los domingos, a cada hora, desde las 6:30 a.m. Bajo la dirección de Mons. Jesús Serrano y el P. Manuel Prada, se inició la construcción del Santuario Nacional. El día 22 de agosto de 1947 fue colocada la primera piedra por Monseñor Francisco Beckmann, C.M., Arzobispo de Panamá. Dos años de intenso trabajo fueron necesarios para completar la obra.

La construcción fue realizada por los ingenieros Emanuel Lyons, Giuseppe Josi y Henrique Arango, en los terrenos donados por el General Nicanor De Obarrio. La fachada del templo está engalanada con una estatua que perpetúa el momento solemne en que el Papa Pío XII coronó a la Virgen María como Reina del Mundo, con la consagración del mundo al Corazón de María en plena II Guerra Mundial. En 1956, fue constituida como parroquia.

Su actual Párroco es el P. Samuel Cruz, cmf. También forman parte de la comunidad misionera del Santuario, los PP. Ismael Montero, Eladio Rodríguez, Jorge Aguilar, Freddy Ramírez, Manuel Sánchez y Francisco Umaña, misioneros claretianos.